Mitos que todos hemos escuchado sobre llorar

Durante muchos años nos han vendido a las lágrimas como una forma de dar lástima o ser débil. Nos han enseñado a que no solucionamos nada con llorar, y que de hacerlo, solo buscas algún tipo de atención para compensar tu autoestima.

Desde películas, hasta libros, lo hemos visto. La sociedad, tiene estereotipos incluso para una de las actividades más humanas que nos caracterizan. Al nacer, llorar es nuestro primer impulso, y esto, no debe ser visto como un síntoma de debilidad, sino como una promesa de que estamos vivos.

Fuente: Coloribus

 

Si lloras, manipulas

Las personas, lloran por muchas razones, y muy pocas veces es con deseos de manipular. La verdad, es que al hacerlo, solo deseamos sacar de nuestro sistema aquello que nos agobia. Nos liberamos, y gracias a ellas, podemos superar todo lo que nos suceda.

El llorar, no solo es un acto de rebeldía en un mundo que nos dice débiles. Llorar, es saber darse el momento para reflexionar. Es demostrarte el amor que mereces, y a veces, enseñarnos a nosotros mismos que debemos pasar de página para seguir en pie.

Fuente: UPVEE

Los chicos no lloran

A pesar de ser del género opuesto, ellos también sufren las creencias de una sociedad retrasada. Desde pequeños, se le inculca tanto a niño como a niña a reprimir emociones propias de la raza humana. Este hecho, no solo afecta en la seguridad del niño, sino que no le permite tener la facilidad de exponer al mundo sus sentimientos.

El hecho de llorar, no hace que seas débil o pierdas el respeto. La verdad, es que las lágrimas se nos han sido dadas para usarlas. Retar a la naturaleza sería audaz, porque a fin de cuentas, todos necesitamos liberar esas gotas de sal por una u otra razón. Llora sin vergüenza, porque a veces, es justo y necesario.

Fuente: Naija Gospel World

Al llorar, nada se soluciona

Por mucho que la gente se niegue a creerlo, llorar sirve. A veces, esas lágrimas que corren por nuestro rostro, son las mismas que nos dan el valor para seguir adelante. Nos enseñan a ser fuertes, nos dan ímpetu y valentía de lograr lo que quieres.

No hay mayor bomba de tiempo que aquel que no llora. Así que no te limites a reprimir lo que sientes. Cada dolor debe ser llorado, cada la alegría debe ser disfrutada. Vive feliz, y llora cuando más lo necesites.

Fuente: FDA

Leave a Reply